¿Bótox o Ácido Hialurónico?

Para tratar las arrugas que es mejor ¿el botox o el ácido hialurónico?

Para contestar a esta pregunta, primero hay que saber como actua cada uno de estos productos.

¿Cuál es la diferencia entre el Botox y el ácido hialurónico?

Muchas personas vienen a nuestra clínica para ayudarles a mejorar su apariencia y corregir las líneas que han aparecido en la cara con los años.

Dependiendo del tipo de arrugas se recomienda Botox (toxina botulínica) o rellenos dérmicos (especialmente el ácido hialurónico). Existe cierta confusión sobre que tipos de arrugas trata cada uno de estos productos.

Con este texto esperamos ayudar a diferenciar las propiedades de cada uno de estos tratamientos y como actua cada producto. Los profesionales de la estética lo tienen claro, pero nuestros clientes no. Si tienes alguna pregunta adicional puedes contactar con nosotros y te responderemos con mucho gusto.

¿Cómo actua el Botox?

El Botox es una proteína natural que relaja el músculo y es muy eficaz para reducir las arrugas causadas por el movimiento, por ejemplo, las arrugas entre las cejas.

Cuando movemos las cejas, los dos músculos que lo forman se unen, formando una arruga en el centro. La toxina botulínica relaja los músculos y evita que se forme la marca de las arrugas. Este efecto tiene un doble beneficio, trata las arrugas existentes y previene el daño de la piel causado por movimiento constante.

Hay que aclarar que la toxina botulínica, también llamada botulina posee la capacidad de producir parálisis muscular por denervación química y se usa como producto cosmético para tratamiento estético de las arrugas faciales. La marca comercial más conocida de esta forma de toxina botulínica cosmética es Botox®, medicamento producido y registrado por la empresa Allergan, Inc. Pero no es la única marca, solo que es la más conocida y la gente suele confundir el Botox (el nombre de la marca) con la toxina botulínica (el producto).

¿Cómo actua el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es un producto natural que tiene una gran capacidad para retener el agua en un porcentaje que equivale a miles de veces su peso. Parece increíble, ¿verdad? Se encuentra de forma natural en nuestro cuerpo, principalmente en la piel (por eso algunas cremas lo incorporan), articulaciones y cartílagos, pero se va perdiendo con los años, y se calcula que al llegar a los 50 años tan solo nos queda la mitad de ácido hialurónico en nuestro cuerpo.
Está indicado en las arrugas donde falte el tejido y tenemos que rellenar, tales como ranuras de pliegues. También podemos llenar la mejilla, la barbilla etc.

El ácido hialurónico es un relleno dérmico que añade volumen al tejido, mejorando considerablemente el aspecto de las arrugas.

Entonces ¿cual es el mejor?

Los dos tipos de tratamiento funcionan muy bien, pero se usan en casos diferentes.

La mejor manera es dejarte aconsejar por los profesionales, que hacen un estudio del estado de la piel y luego te recomiendan el mejor tratamiento para tu caso.