Mascarillas caseras para pieles mixtas

Haz tu propia mascarilla para piel mixta

La piel mixta es aquella que tiene partes de piel seca y partes de piel grasa. Las partes grasas suelen ser las que forman la zona T del rostro: la frente, la nariz y la barbilla. Para mantener la piel cuidada debemos aportar a la piel la hidratación que no tienen las partes secas y regular la oleosidad de las partes grasas. Como en todo, existen remedios caseros que te pueden ayudar. A continuación te dejamos alguna mascarilla para piel mixta que puedes realizar tu misma:

Mascarilla casera de avena y limón

Una de ellas es la mascarilla de avena y limón. La avena limpia y absorbe la suciedad de la piel y, a la vez, hidrata la piel. Con la ayuda del limón, eliminará las impurezas y células muertas de tu cutis, y controlará la producción de grasa. Esta mascarilla tiene fácil preparación: basta con mezclar el zumo de medio limón con un poco de agua caliente y 3 cucharadas de avena. Primero mezcla la avena con el agua caliente y luego ve añadiendo poco a poco el jugo de limón. Obtendrás una pasta que podrás aplicarla fácilmente sobre el rostro. Déjala actuar durante 20 minutos y aclara después con agua fría.

Mascarilla de aguacate y limón

La mezcla del aguacate con el limón también hace otra perfecta mascarilla para piel mixta . El aguacate aporta hidratación y luminosidad al rostro para las partes secas. Si lo mezclamos con limón, obtendremos una mascarilla mixta debido a las propiedades anteriormente citadas. Puedes realizar esta mascarilla casera triturando un aguacate pelado con dos cucharadas de zumo de limón. Aplícala sobre el rostro y déjala actuar.

Mascarilla casera de yogur y pepino

Otra mascarilla para piel mixta es la de yogur y pepino. Seguro que ya sabes que el pepino tiene unas propiedades perfectas para reducir la grada y evitar os granitos producidos por el sebo. El yogur, por su parte, previene la sequedad de la piel. Para realizar esta mascarilla, lícua medio pepino con 2 cucharadas de yogur natural y remueve hasta que tengas una pasta consistente y homogénea. Una vez hecha, aplícala sobre tu cara y, como siempre, déjala actuar durante 20 minutos.