Qué orden sigo para maquillarme

Aunque te hayas maquillado solo una vez, todas sabemos que esto representa una parte importante de la feminidad. En otros casos, por más expertas que podamos ser aplicándonos maquillaje, siempre existirán ciertas dudas que nos pueden hacer titubear al momento de escoger el maquillaje para determinada ocasión.

¿Qué aplico primero, el correcto o la base? ¿Se deben maquillar las pestañas inferiores? ¿primero los polvos compactos o el rubor?

Sigue nuestra publicación y entérate de todo lo que debes saber antes de aplicarte el maquillaje.

El orden de la aplicación de los productos cosméticos es muy importante, no quedará bien puesto si usas el lápiz labial antes que el corrector de ojeras, o si usas el rímel antes de ponerte sombras. Por esta y más razones el orden se debe respetar.

Paso uno.
Aplica el corrector de ojeras. Este debe ser del mismo color de tu piel o inclusive un tomo más oscuro para que no se vea diferente, para ellos debes probar el color en tu mano y comparar si es que no es demasiado claro, antes de comprar el errado. Aplícalo con ayuda de un pincel, una esponja facial o con la yema de los dedos haciendo una ligera presión. Dejar secar y continuar con siguiente paso.

Paso dos.
Aplicarte sobre el rostro la base, repito y pongo hincapié en este punto, el color no debe ser más claro que el color de tu piel sino parecerás un mimo con una base muy clara. Espárcelo hasta que no quede más. Si necesitar utilizar un lápiz corrector para atenuar imperfecciones, por ejemplo: manchas de acné o de sol, este es el momento de ponértelo.

Paso tres.
Los polvos compactos. De estos existen mucha variedad y texturas, su principal objetivo en el rostro es evitar el brillo y que el maquillaje se estropee, por ello es completamente válido que lo apliques cada vez que creas necesario retocar tu maquillaje, por supuesto que este punto, no incluye el uso de polvos sobre las sombras. Y es precisamente el siguiente paso: las sombras.

Paso cuatro.
Las sombras. Dentro de la paleta de colores que existen se encuentran los pasteles o tierra, debes aplicar la sombra y luego las líneas, para darle fijación a la mirada, estas pueden ser con delineador en lápiz o líquido, o hasta en crema que terminan tendiendo una apariencia extraordinaria y una mirada que nadie querrá quitarse de encima.

Paso cinco.
El rímel. Es importante que sepas que el rímel no debe ser movido de arriba abajo como usualmente se hacen sino que debe ser ligeramente girado dentro de su envase. Si utilizas rizador o no, de igual manera marcará y definirá tu mirada. También puede ser aplicado en las pestañas inferiores del ojo, para darle una apariencia más grande a la vista.

Paso seis.
Las cejas. Con el uso de una plantilla para cejas o simplemente a pulso, puedes remarcar sobre ellas con la ayuda de un lápiz o de sombras color oscuro, hasta definir la forma que estás buscando.

Paso siete.
Por último y ya para terminar con el maquillaje, el rubor. Este debe ser aplicado de acuerdo al rostro y el color de acuerdo al de nuestra piel. No exageres al ponértelo porque te aseguro que de todas maneras los demás lo notarán.

Paso ocho.
Ponte labial  y de inmediato quítate el exceso besando un papel tissue, así no tendrás un maquillaje exageradamente llamativo.

Con estos sencillos y pocos pasos, lograrás que el maquillaje no se pierda tan pronto porque es el orden correcto en el que deben ser aplicados. Hay otros pasos que son opcionales, como el uso de delineador en la parte interior del ojo o exterior de los labios, pero eso ya corresponde al gusto. ¡Esperamos que puedas aplicar estos tips y lucir un make up de infarto!