¿Podría hacerme un tatuaje si estoy embarazada?

Los tatuajes en la panza de una futura mamá lucen preciosos. Sin embargo, cuando estás embarazada, lo más importante es tu bebé y, por eso, la seguridad irá ante todo. Esto es lo que tienes que saber antes de tatuarte embarazada.

¿Por qué es arriesgado? Está más que claro que la aguja no dañará a tu bebé pero sí podrías infectarte. La probabilidad de contagio de Hepatitis B, HIV y sífilis es baja pero estarás expuesta. También es posible que la tinta afecte el desarrollo del bebé durante las primeras 12 semanas. Nada está comprobado pero mejor prevenir, ¿no?

¿Y si uso henna?

Los tatuajes de henna en embarazadas son una gran opción. Podrás sacarte unas fotos bellísimas sin lastimar a tu bebé. Pero tendrás que tener 2 cosas en cuenta. Antes que nada, procurá que te lo realicen en un lugar esterilizado con elementos limpios.

Y en segundo lugar, ¿sabías que la tinta de henna negra no es natural? Este color contiene parafenilendiamina, un agente que se usa en muchos colorantes capilares y puede causar quemaduras, ampollas y alergias. Opta por las tinturas naturales naranjas, rojas o marrones que pueden durar hasta cuatro semanas.

Sigue tu instinto

Dicen que si tienes un tatuaje en la espalda, no podrás recibir la epidural. Por ahora, no existen estudios que lo respalden y los anestesistas la inyectan de todos modos. ¡No te preocupes por ese tema! De todos modos, puedes hablar con tu médico y despejar todas tus dudas antes del gran día.

Previo a consultar con un tatuador y tu obstetra deberías preguntarte si realmente vale la pena correr el riesgo. Nosotras recomendamos tatuarse 6 meses después de haber dejado de amamantar. Si esperas algunos años más, hasta podrás tatuarte el nombre de tu hijo de su puño y letra. Esa marca te acompañará toda la vida como el amor que sentirás por él.